Hace 20 años, el 16 de septiembre de 1999, el mundo presenciaba un hecho que marcaría un antes y un después en la historia de la televisión: por primera vez un grupo de personas se sometían a un aislamiento voluntario, vigilado y retransmitido por televisión. Ocurría en Holanda gracias a un formato creado por Endemol bajo el nombre de Big Brother (Gran Hermano). Meses más tarde, el 23 de abril de 2000, Zeppelin lo ponía en marcha en España convirtiendo el concurso de telerrealidad en todo un éxito de audiencias y en un auténtico fenómeno social.
Tras la celebración de 27 ediciones, 9 de ellas en su versión VIP, la casa de Gran Hermano ubicada en Guadalix de la Sierra ha vuelto a abrir sus puertas gracias a GHVIP7, una nueva edición que se ha estrenado con una gran acogida de audiencias. GHVIP7 se estrenó en Telecinco con el arranque de temporada más visto de los últimos tres años. Con una media 2.529.000 espectadores y un 24,6% de share, el concurso lideró de forma absoluta. Además, en su versión Express el reality de Zeppelin reunió a 2.932.000 espectadores (18,1%) y el minuto de oro tuvo lugar a las a las 23:21 horas, con 3.633.000 espectadores.
Sin contar esta nueva edición, la casa más famosa de la televisión ha permanecido habitada 2.685 días, lo que equivale a 7 años y medio de encierro. 464 concursantes se han sometido estos años a las decisiones de la audiencia, que ha expulsado a 316 y ha proclamado vencedores a 27. Con galas en directo y una señal 24 horas en vivo, Gran Hermano sigue cosechando excelentes índices de audiencia. GHVIP6 anotó en su final un 32,6% de cuota de pantalla y 3.649.000 espectadores, poniendo el broche de oro a una excelente temporada. En el entorno digital, la edición acumuló más de 142 millones de vídeos reproducidos y más de 13 millones y medio de interacciones en redes sociales.
Además, el pasado enero, Zeppelin reinventó el formato al crear GH DÚO, una variante del programa nunca vista hasta ahora en el mundo. En ella, 16 concursantes famosos entraban a la casa unidos por una premisa: los lazos sentimentales existentes entre ellos. Con gran acogida en la audiencia -la final llegó a anotar un 33,9% de cuota de pantalla y 3.9 millones de espectadores-, el éxito se extendió en términos de conversación social y en soportes digitales, donde llegó a registrar más de 131 millones de visualizaciones de vídeo.